"Prefiero la cruel realidad por encima de la bondadosa mentira que me haga sentir bien"

La verdad

La verdad
Mafalda siempre estara vigente.

Datos personales

lunes, 24 de septiembre de 2007

Cuentos que he leído (Pesadilla en klase).

Nada es para siempre, en el caso del lenguaje éste crece se modifica y se enriquece pero últimamente en lugar de crecer nuestro lenguaje y su ortografía han estado decreciendo "dizque" para economizar; cosa en la que no estoy de acuerdo así que me he dado a la tarea de volver a escribir bien de nuevo. Pero dichas cosas me hicieron recordar un cuento corto que leí hace ya algunos años, cosas de mi afición a la lectura, así que aquí lo comparto con ustedes mis dos fieles lectores el traductor logró captar muy bien la ironía al hacer su trabajo, dichas traducciones eran realizadas por Rafael Martín Trechera, Albert Solé y Francisco Blanco, la colección la dirigió el famoso (en el mundo "friki" de los fans de ciencia ficción, comics, juegos de rol y fantasía) "El papa" Alejo Cuervo dueño de la Librería y Editorial Gigamesh.

Pesadilla en klase.

Dolton Edwards

Astounding Science Fiction, septiembre

Como aún soportamos algunas cicatrices de nuestra pequeña escaramuza con la asignatura, es natural que nos sintamos encantados con la actual campaña del señor George Bernard Shaw en favor de un alfabeto simplificado.

Obviamente, como señal el señor Shaw, la ortografía necesita un repaso y una simplificación general. Sin embargo, nuestra resistencia al cambio requiere una gran cantidad de esfuerzo mental, y eso causaría que viéramos con cierta aprensión la posibilidad de recibir algún día un periódico impreso en chino.

Nuestro plan conseguirá el mismo fin que la legislación propuesta por el señor Shawn, pero de una manera menos chocante, ya que consiste simplemente en una aceleración de los procesos normales por los cuales el lenguaje se moderniza continuamente.

Como agente catalizador, sugeriríamos que se proclamara una Semana Nacional del Lenguaje Fácil, que inaguraría el presidente, donde se destacaría alguna simplificación para concentrarse durante la semana, y que sería adoptada durante el año siguiente. Todos los escolares recibirían vacaciones, y el tiempo perdido sería equivalente del ganado con la ortografía simplificada.

En 1946, por ejemplo, instaríamos a la eliminación de la 'h' muda, que de nada sirve, y la supresión de la 'v', que reemplazaríamos siempre por 'b'. Obbiamente, esa mejora sería celebrada en todos los círculos de ombres con mentes cíbicas y se consideraría que merece la pena, y los estudiantes de todas las ciudades serían aora receptibos acia cualquier cambio que eliminara la necesidad de aprender la diferencia entre las dos letras 'b' y 'v' y la comodidad de no tener problemas al olbidar las 'h' intercaladas.

En 1947, sería posible sustituir la letra 'c' por 'k' en los sonidos donde ambas letras se pronuncian idéntikamente. Lo mismo sucedería kon la 'qu', donde aorraríamos una letra. Imaginen lo mucho que se klarifikaría la konfusión de las mentes de los estudiantes kon los dos años de este proceso. Ya abríamos eliminado kompletamente una letra del alfabeto. Las mákinas de eskribir y las linotipias podrían ser todas konstruidas kon una letra menos, y todo el trabajo y los materiales destinados prebiamente a acer y fabrikar teklas 'q' podría ser empleado en elebar el nibel nacional de bida.

En la fase de tantas notables mejoras y abances, es fácil preber ke para 1948 la 'Semana Nacional del Lenguaje Fácil' sería un éxito destakado; todos los kolegios y los eskolares esperarían kon konsiderable excitación la semana de bakación, y kon publicidad nacional se anunciaría ke la doble konsonate 'll' dejaría de existir, y ke a partir de aora se eskribiría 'y' en todos los bokablos.

Yegado 1949, el interés públiko en un alfabeto fonétiko puede esperarse aumentando asta el punto en ke se podría dar un kambio más redikal sin temor a las kríticas. Urgiríamos por tanto al empleo de la letra 'j' siempre ke el sonido de la 'g' suene como tal. Eso ajilizaría un proceso donde no abría ke escojer entre dos letras para un mismo sonido, kosa molesta en el lenguaje.

Kon tantos desarroyos ya echos, kedaría el nuebo paso de sustituir la letra 'c' por la 'z' en todas las restantes okasiones, kon lo cual sería por fin posible eliminar otra letra kon ente nuebo cambio, y el procezo abanzaría azia su finalizazión kasi pefekta.

En 1951 podríamos dar un último paso adelante. Komo la letra 'c' abría desaparezido en todo momento exzepto en el empleo de la 'ch', y komo la 'h' sólo se emplearía para esta okasión, sujeriríamos ke en la 'Semana Nazional del Lenguaje fázil' se botara por la sustituzión de la 'ch' por 'c' simplemente. Kon ese nuebo cambio, eskucando las bozes sensatas y distinguidas ke nos an prezedido, nos kedarían palabras komo las siguientes:

chocolate se eskribiría ahora cokolate

llamativo por yamatibo

ciclomotor por ziklomotor

Todas las dibersas formas de eskribir un sonido ya no exitirían, y siempre se sabría exaktamente kómo ejecutar la grafía de cada nuebo bocablo.

Kontinuando kon este proceso, año tras año, y kon la fuerza ke da la kostumbre y la edukazión, alkanzaríamos finalmente un lenguaje realmente sensato. Azia 1975, nos abenturamos a dezir ke no abría más faltas de ortografía ni más komplikaziones, pues no abría dos letras diferenziadas para indikar un úniko sonido, e inkluso el uso de la diéresis kedaría obsoleto. Kreemos ke el señor Có se sentiría enormemente feliz y realizado al komprender ke sus sueños se konbertirían al fin en una realidad, el zielo en la tierra.

Tomado de:

"Las grandes historias de la ciencia ficción"

LA EDAD DE ORO

1946-1947

Colección Gran Super Ficción, Editorial Martínez Roca, 1990

2 comentarios:

Djini Domina Venti dijo...

¡Ah! ¡Pero cómo no! Déjame decirte que batallé más para leer cuando empezó a escribir sin reglas
Las reglas ortográficas y todo lo referente a la evolución de la lengua es parte de estudios científicos, sí, los cambios que una lengua sufre, tienen una razón (o varias) de ser que obedece al tiempo y espacio en que ocurren por lo que, la muerte de la ortografía, creo yo, sólo acarrearía caos.

Fab dijo...

Sin comentarios
Como en un texto dadaísta las ideas se amalgaman en una superficie intangible, entre rengrlones binarios, no importan la gramática, la lingüística ni la morfología, basta expresar el sentido de lo que no tiene sentido.

Sustiturir los que por Ke, reemplazar la ortografía, iconizar el signo lingüístico con caras en movimiento que sustituyen las frases.

¡Se a subvaluado el lenguaje! Ahora lo venden por pocos centavos, rematan los gramemas y los lexemas por una bicoca.

El Loro de Durrel estaría aniquilado por que su amado diccionario ha quedado en el olvido. Así también los nombres propios se han generalizado, dónde quedaron las Elizas, las Rebecas y los Franciscos. Todos hemos pasado a ser parte de un conglomerado de Güey, por cierto que se ha visto también alterado por un "We", "Wey" o en el peor de los casos en "Way" (el cual por cierto es un way sin camino) donde la diéresis se suprime y la G pasó a la historia.

El signo Saussureano falleció, los significados y los significantes tienen hipotermia, se encuentran congelados en algún espacio indefinido, el género y el número carecen de hilación.

Aún en este momento las ideas se encuentran subyugadas por la abstracción de un lenguaje que se simplifica, se reduce, se margina.

Sea pues, la voluntad de la turba iracunda que condena los fonemas al suplicio inquisitivo. Esperemos que alguien se interese en este pequeño estertor agónico inundado con ironías de una retórica poco adornada.

¡Viva el lenguaje blasfemo que se ha expresado en este espacio, que no cumple con los paradigmas de la actualidad, que se ha instalado como una tenia en un intestino hasta que un desparasitante la aniquile!

Este texto salió directamente del archivo muerto de un lugar perpetuamente azul.
Palomilla histórica